lunes, 17 de noviembre de 2014

Acho

Acho, eja desapartao el cielo, 
arrejunta mis cenizas, esturréalas
luego a luego 
en la sierra, en cualquier laera, 
sin cruces, sin aquiyace. 
Si quiés, pués susurrar abonico 
“hizo lo que púo” 
al viento, 
si es que icirlo te tienta. 
Prifiero ser mineral en un roal arriscao
de la aterroná Mayrena
pa que me beba un lantisco,
a toiquíos los crisantemos
azurronaos de tristeza
enterraos en la Almudena.


(Fotos: Mayrena florecida desde el Calar y hojas de romero)

23 comentarios:

  1. No son nada tristes los cristantemos, diego: no conozco otra flor con tan variados colores y formas delicadas. De hecho en otras culturas son sinónimo de sabiduría, de honestidad y alegría. Y también de amor; quizá por esto la costumbre de llevarlas a los cementerios ¿no? ;)
    Mineral alimentando al lantisco, compañero del mirto. Bonito deseo.
    Pero mira... yo, tan de manos en la tierra, a la hora de cambiar de forma, preferería ser nube viajera, para "désaltérer" el campo.
    Pero sobre todo merecer que digan también: "Elle a fait ce qu´elle a pu."
    Bonita reflexión con sabor a terruño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fram, cualquier flor en un cementerio es tristona, pansía y azurroná, se ponga como se ponga. Tampoco está mal convertirse en nube, pero dura menos. Realmente el epitafio correcto sería "Il (elle) a fait ce qu'on lui (la) laissé(e) faire" (corrige, corrige :)

      Eliminar
  2. A LOS BUENOS DÍAS, Diego. Y una cosa, esto que usas en este post, ¿es el dialecto de tu tierra?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Valaf, es un intento de escribir en habla murciana, o "panocho", pero no tengo la categoría suficiente para conseguirlo :) Tendré que seguir inspirándome en Vicente Medina :)

      Eliminar
  3. Miro tu tierra y se me inflama el pecho, y la lengua... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tierras de uno siempre inflaman el pecho y la lengua, Darío. Abrazo.

      Eliminar
  4. Oye Diego, eso se lo dejaba yo bien-bien escrito en un papelico a la family pa que, cuando te llegue el turno, lo soltasen al viento de ese espacio que tanto amas.
    Buen momento el de escribirlo y espero que pasen muchos-muchos momentos hasta que ellos tengan que tener en cuenta tus deseos póstumos.
    Y es que te queremos muncho...que usté lo sepa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya están avisaos mis zagales, gata. Y si no cumplen les he amenazado con revivir :) Y sí, falta muncho muncho, hay cuerda para rato. Yo también, gatalana :)

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. ¿Sabes cómo se dice amapola en murciano? Ababol, precioso nombre

      Eliminar
  6. ¡Uy, qué precioso! Rezuma ternura, sabiduría y últimas voluntades de una forma muy original y algo triste.
    Me gustan esas voces murcianas.
    Abrazo, querido Diego

    ResponderEliminar
  7. Bueno, Virgi, las voces murcianas no son tan poéticas como las de tus islas, que nos regalas de vez en cuando. Lo importante es que no se pierda ese habla, pero se está perdiendo a chorros :(

    ResponderEliminar
  8. Parecía Castúo extremeño. Eso hicimos con mi padre llevarlo a lo alto de la sierra, allí quiso descansar él.
    Me ha gustado dego.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el castúo y el panocho tienen una sonoridad parecida. Esperemos que sigan existiendo mucho tiempo.

      Eliminar
  9. No es solo la maravilla de esa sonoridad, es lo que dice. Yo también.

    ResponderEliminar
  10. Se jué perdiendo gualino también el castúo.

    En otros paisajes se podía haber contado, con otras especies, en otro dialecto, con otro acento, pero no se podía haber dicho más bonito.

    Una preciosidad, Diego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mercedes, qué alegría! :) Una penica que estos palabreros se vayan perdiendo mientras surgen otros tan sugestivos como softwhare, tuitear o whatsapp de imposible poesía. De paso te comunico que ya me das menos envidia: ¡al fin vi la malvasía!

      Eliminar
  11. Me ha emocionado lo que has escrito, Diego. No sé... no sé qué más decir. Como dicen por arriba, a mí también se me hincha el pecho, y esas palabras casi ancestrales resuenan dentro de mí, en mis raíces. Yo también querré ser cenizas, ojalá sepa escribir algo tan bonico como tú.
    Acho :) besico paisano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, paisanica: por edad, por culta y por murcianica te toca tomar el relevo para que este habla no se pierda. Besico muy besico, Patricia.

      Eliminar
  12. Me gustan las flores de romero y el olor de las hojas, feliz semana. Un placer volver a tu espacio, Diego.

    Besos.

    ResponderEliminar