miércoles, 10 de abril de 2013

Viajar con Mateo

Viajar con Mateo desde Murcia hasta Madrid, amarrado en su sillita reglamentaria en el asiento de detrás, oyendo sus ruiditos mezclados con la melodía, precaución extremada, velocidad controlada, responsabilidad responsable, no como cuando viajo solo, casi siempre, que qué más da. Recuerdos de cuando su padre tenía su edad, un coche menos electronizado, unas carreteras menos autovías, más humanas, otros bares en los arcenes, otra sillita menos ergonómica, otros. Pero la misma esencia: un zagal pequeñico dependiente total de ti, de tu hacer, de tu estar. El mismo cariño. 

No creo en banderas, en fronteras, en tanques, en fusiles, me parece absurdo dar tu vida por esa cosa que llaman patria. Pero la daría sin lugar a dudas por media docena de personas y Mateo se acaba de incorporar a esa breve relación mientras chapurrea, ahí detrás, palabras ininteligibles. 

 (Foto: Mateo amarrado a su sillita en el coche, ayer mismo sin ir más lejos)

16 comentarios:

  1. Tá guapetón Mateo.

    Vigila esa babita Diego, que creo que se te cae por todos lados...

    Beso poco baboso.

    ResponderEliminar
  2. Te voy a decir lo mismo de siempre: "Tú has hecho un pacto con el diablo para tener un nietecito tan guapo."

    Besotes a los dos :))
    Añado un babero talla XXL ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola a todos :)

    Qué preciosidad de niño, Diego, tienes mucha suerte de tenerlo tan cerquita :)

    Por cierto, llegan hasta aquí las babillas abueleras, y eso que estoy bastante lejos :))

    Un beso para ti, sin babas, claro :)

    Sara, me alegra leerte :)
    Un beso para Esteve, que no sé si me lee.. :)

    Besos para los demás :)

    ResponderEliminar
  4. Que guapisimo está y qué grande.

    Bs.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, es mú bonico :) Algún día seréis abuelas y me comprenderéis :) Bueno, tú ya lo eres, Lou, también babeas :) Pues sí, está muy grandote a sus 14 meses. Ahora ando enseñándole a decir "paparajote", "albercoquero" y "pijo", no en vano es murcianico y caravaqueño además. Besos con pocas babas (las he gastado todas en esta entrada :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué gonico es! Y qué cara de machote.

    Ese pelo rubio lo ha sacado del abuelo (que aún recuerdo una foto tuya con pocos años) ¿no? Entre otras cosas, seguro.

    Dan una vitalidad est@s chiquit@s. Convivir con ell@s es como beber de la fuente esa de la juventud eterna.

    Hay un "que qué más da" que no, eh, que sí que da.

    Abrazo que da, Diego.

    Beso lector, Ana María.

    Saludeto@s.

    Esteve

    ResponderEliminar
  7. ¡Esteve, calegría :D! Y visca el Barça (aunque os costó, ¿eh? :) Pues sí, es mú machotote, aunque la tiene pequeñica (la cosa de los genes :D) Pues yo sí era rubio allá en mis tángeres. Luego todo pasó, la "rubiez" y la "pelez", como las pasiones, que duran lo que duran (snif). Si te da envidia, ponte a la faena (bueno, que se ponga Arnau más bien :). Abrazobesao pa ti.

    ResponderEliminar
  8. Qué monada de criatura!
    Seguro va feliz con su abuelo que le hará cantidad de monerías.
    Me encanta leerte...bueno, ya lo sabes.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Sabéis que ha aprendido a decir antes "acho" que "papá"?

    Es muy genial nuestro gordito...

    Besos de la tía más orgullosa.

    ResponderEliminar
  10. Pos sí, Maralle, es precioso nuestro gordito :) Yo ando ahora enseñándole a decir ¿Ande vae, agüelico? Un besazo, tía feliz :)

    ResponderEliminar
  11. Que grande está ya. Y que gracioso!, ¿nos vamos ya? parece que se lee en su gesto de esa foto.

    ResponderEliminar
  12. Espero que aprendieras a leer mensajes no leídos que para eso abrí todo un tema en mi blog para enseñarte ;D.

    Felicidades! ves? yo tengo buena memoria.

    Como siempre te deseo que se cumpla lo que tú quieras pero sobre todo que seas muy feliz los próximos 365 días. ************

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, Lourdes, aprendí :) Mercedes, un besico para ti.

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Otro belmontiano!! :D

    Felicidades por el criaturo

    Cuatro abrazos

    ResponderEliminar
  15. Qué lindo, Mateo, sin preocupaciones, ahí tan contento, besos.

    ResponderEliminar