lunes, 3 de abril de 2017

Nueve años

Nueve años cumple este blog. Yo siempre he dicho que cada nueve años hay que cambiar de trabajo, de pareja, de coche y de bicicleta. Añado ahora: y de blog. No es que abandone este mundo bloguero que tantas satisfacciones me ha dado y en el que he encontrado tanta gente maja, pero sí quiero darle un nuevo aire al blog, conservando su esencia. En definitiva solo voy a cambiarle el nombre y la apariencia, haciéndola más sencilla y desnuda. Así no me regañará más Ana María, a la que nunca le gustó la negrura de la cueva.

Mi nuevo blog se llama El pino de la sima, extraño nombre, ya. La razón es que no quiero alejar etimológicamente al blog de los lugares que tanto han marcado mi patear por mi querida Mayrena: la cueva, el pino de la sima, el Saltador, la olivera de los treinta mil reales… y la Fermina. Cada uno merecería un blog exclusivo.

Pues nada, que os espero a la sombra del pino si queréis subir virtualmente allí arribotas a hacerme una visitica. 

(Foto: mi primera entrada en la Cueva de Mayrena)

16 comentarios:

  1. No hace mucho que te conocí y siento haberme perdido años sin saber de tu humor, de tu facilidad para el dibujo y sobre todo por tu amor a la naturaleza.
    Cambio y no corto. Y te sigo siguiendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te conocí gracias a Françoise, que es una gran presentadora :) y ella sabe lo agradecida que le estoy. Sigamos siguiéndonos :) Abrazo, Juan.

      Eliminar
  2. Pués yo acabo de encontrarte ahora mismo, me he perdido todo tu pasado literario de tu blog, pero te seguiré en el nuevo.

    Un saludo.
    Ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo a ti en el tuyo, Ángeles, estos encuentros hay que aprovecharlos :)

      Eliminar
  3. La Fermina......, Aún la veo subiendo desde la cieca con el cántaro en las caderas......
    Cuando llegó el agua corriente, el cántaro descansó al pie del alatonero durante años...... La España profunda hecha ¿mujer?....barba y bigote al viento, vestido, pañuelo y medias negras, zapatillas de luto; contrapunto negro al azul del cielo...
    La Fermina, buena mujer, pero difícil de mirar......
    ¡¡¡ Que le vamos a hacer..., recuerdos......!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Fermina habría que hacerle un monumento junto a la acqquia, donde enseñaba las enaguas al llenar de agua el cántaro :)

      Eliminar
  4. Snif... Da un poco de pena dejar la cueva donde hemos pasado tan buenos ratos... pero si es sólo cambio de aspecto, no pasa nada. Seguro que la esencia será la misma. Y seguirá oliendo a romero y a todo lo que ha hecho siempre el encanto de tu blog.
    Ya me calzo las botas. Y ¡A por los nueve años venideros!
    Besico, profe :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cueva sigue siendo visitable, Fran, no desaparece, sólo se "desaparta" un poquico. ¿Nueve años más? Puf... no creo que la tecla dé para tanto :) Besicopatí :)

      Eliminar
    2. La cueva no desaparece pero subir hasta el pino cuesta: no consigo enlazarte de nuevo en mi lateral con tus primeras entradas: me manda a un sitio donde me dicen que no hay nada :((
      Por cierto me gusta su letra algo más grandota (mis ojos te lo agradecen :)
      Y sí, Hardy.:) Y te remito a mi vieja entrada sobre la amistad del árbol. ;)
      ¿que la tecla no da para tanto?... :D
      Añade a tu lista: cambiar de portátil también pero antes de cada nueve años. ;)
      Nos vemos :)

      Eliminar
  5. Nueve años es parte de una vida Tu blog es parte de la tuya
    un abrazo grande

    ResponderEliminar
  6. Pues al pino de la sima me voy
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ya me extrañaba que no publicaras. Pobre cuava que la quieres hacer desaparecer ..Pues nada vida nueva y voy a ver que has preparao :))
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola paso por agradecerte tu fidelidad en mi blog.
    Gracias.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. felicidades es bastante tiempo
    te felicito que lo seguis escribiendo

    ResponderEliminar