lunes, 19 de mayo de 2014

Dos milímetros


Tu mirada tan especial, 
tan exclusiva de ese momento; 
acercarme, descenderte; 
recorrerte mis labios
a dos milímetros de tu piel,
contenidos, retrasados 
para prolongar el momento; 
tu olor tan cercano, 
tan mezclado, 
tan tuyo, 
tan reconocible
en cualquier oscuridad; 
tu silencio y tu gemido; 
la vibración de tu vientre, 
el pulso de quién cederá primero 
presintiendo antes de sentir...
eliminar la distancia, rozarte...
y el no puedo más que todo lo incendia 
en un fuego brutal finalmente liberado.

(Foto: piel, ombligo y piercing)

28 comentarios:

  1. DIEGO!!!, a ver, todavía me falta un poco para llegar a casita...Y YA ME VA SOBRANDO TODO, jajajajajajaja...

    La poesía erótica tiene un plus de dificultad, me refiero al delicado equilibrio que se mantiene entre la delicadeza, la pasión y el amor, dando como resultado la belleza. Tengo algunos escritos en la taberna muy del estilo del tuyo (que por cierto me parece genial) y por eso te lo comento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valaf, aunque te vaya sobrando todo, no te quites el piercing, que te hace muy sexy :) Abrazote.

      Eliminar
  2. No sabía, Diego, que habías tenido un romance con la Pantera Rosa. Deduzco por el "piercing" umbilical, que otro te quedó sin el diamante.
    Otra vez será.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedrice, mis romances solo están en mi imaginación :)

      Eliminar
  3. ¿Y tú con quién has estado? que ese piercing no es el mío... :)

    Un besito, Diego, me encanta todo lo que escribes :)

    Besos a los demás :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besico, Ana feliz. Y sigue disfrutando de ese presente (que ya va durando... :)

      Eliminar
  4. Bonito ombligo, si señó...
    Toy pensando en hacerme un piercing como ese a ver si pillo un hombre que escriba como tú... jejeje...
    Un besazo guapetón:)

    ResponderEliminar
  5. Gata, tú no necesitas piercings para que te escriban lo que seguro te escriben :) Besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vales Diego.
      Pos escríbeme.
      Si ejjjjque nadie lo hace.
      Mucho Quijote mucho Quijote pero a mí no llegarme los mensajes.
      Lo dicho, voy a buscarme un maromo que he haga un buen piercing. Y que sepa escribir como algunos (y no miro a ninguno jejeje...)

      Eliminar
    2. Pos tescribo, gata :) Pero a ciertas edades se dice más que se hace. Es mejor buscarse alguien que haga aunque no diga :) Beso deseándote lo mejor :)

      Eliminar
  6. Los hay que mejoran en las distancias cortas... y en las cortísimas, no te cuento :D
    Magistral, diego. Como siempre.
    Pero no te doy un beso hasta que no te quites el piercing de la nariz: me dan grima. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi piercing naricero me lo echo a un lao y ni se nota, es lo bueno que tiene ser narizotas :)

      Eliminar
  7. Ese fuego brutal finalmente liberado puede quemar el alma para siempre, aunque siempre dure un instante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero cien instantes a un siempre, Iota :)

      Eliminar
  8. Sensualidad a tope.
    Lo que no sé es si tus tatuajes le gustaron a la chica.
    ;) besitos, pillín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No demasiado, Virgi. Tengo tatuada una novela en el pecho y me sacó dos faltas de ortografía :)

      Eliminar
    2. Ja ja ja eres total! Besos besos

      Eliminar
  9. Lo que consigue la primavera...
    (y yo, tonta de mi, sembrando, podando, atando...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que al vecino le pones, Paradeñiña :) Besico

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Pequeña, sí (1,55)
      Divinura, no tanto, más bien "diablirura", afortunadamente :)

      Eliminar
  11. Uuuufff esto ha estado calentito...bueno ya liberado a reposar bien ese placentero encuentro ;)
    Muy sugerente ese ombligo...y tus letras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Espero por los tres albaricoques.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Pena de no poder robartelos..está pidiendo a gritos que los saquemos del árbol ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Bueno...¿y al séptimo descansó?
    Espero.
    Besos besos

    ResponderEliminar
  15. Muerto he, con lo que encontrado me he. Jajaja qué nivel Diego! Sorprendida (y otras cosas que no puedo escribir) estoy. Como te han escrito arriba, cuesta en estas temáticas ser sensual sin ser burdo, pero tú has logrado un clima(x) perfecto, es realmente precioso (y otras cosas que no puedo escribir) ;) abrazo, por cierto! me encantó la cadencia de los albaricoques, 7 son multitud, acabarán quedando sólo de nuevo dos :) abrazo abrazo

    ResponderEliminar
  16. Laura, Virgi, he estado casi en off en mi tierra, recogiendo mis "abercoques". Por eso no puse la posibilidad de comentar, allí casi no hay cobertura y no hubiera podido contestar. Pero ya volví a los madriles.

    Patricia, nietecica, tienes razón, es difícil no caer en lo burdo cuando se tocan (acarician) ciertos temas. En esto las mujeres sois mucho más poéticas, sensuales y delicadas que los hombres. Y a mí me encanta tener esa faceta femenina, si es faceta, y si es femenina, y si es que la tengo :) Un besico, paisana desaparecía.

    ResponderEliminar
  17. No hay que generalizar, conozco a hombres más sensuales y delicados que ciertas mujeres ;)
    Estoy desaparecía total entre exámenes, mudanzas y demás parafernalia :( no me queda ni un huequico online para mis blogs favoritos.

    ResponderEliminar