lunes, 19 de enero de 2015

Lovejoy


Llegaba desde las profundidades de la Nube de Oort cargado de ilusión, como queriendo emular a la estrella que guió a los magos hasta el portal de belén. La noche del 7 de enero alcanzó su distancia mínima a la Tierra, sonrió, hizo alguna cabriola, saludó a los humanos… pero el pobre cometa Lovejoy comprobó entristecido que pocos lo miraban. Desconocedores o indiferentes ante su existencia, los humanos nos ocupábamos de otros menesteres menos poéticos que el de contemplarlo, panda de materialistas, pensó. Y lloró (supongo). 

A mí su visita me ha recordado la película Bienvenido Mr Marshall, pero al revés. El Lovejoy venía lleno de ilusiones y regalos en estos días tan especiales, esperando una acogida como la del cantante de rock que entra en el escenario y miles de voces expectantes lo aclaman, pero se encontró un pueblo sin engalanar, desconocedor del camino estelar por el que se aproximaba, mayormente cabreado, sin un alcalde para recibirlo desde el balcón del ayuntamiento diciendo aquello de “como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación…”. Y ahora se aleja arrastrando su cola virgen, musitando quizás un “tanto esfuerzo pa ná”.  

Arrepentido, yo quise rendirle homenaje la noche del 10 de enero, ya en su huída, y subí con mi hijo Dani al alto de La Morcuera para tratar de verlo, fotografiarlo y pedirle perdón por mi indiferencia. Se vengó a su modo, dificultándonos su localización y ocultándonos su cola, que dicen que es verde, como la de los diablos. La foto difusa es una muestra de su justa venganza. 

Cuando pelaos de frío nos metíamos en el coche para reintegrarnos a esa cosa fea llamada civilización, me prometí a mí mismo, entre gimoteos, recibirlo como se merece, con banda de música, pancartas, fanfarrias, gigantes y cabezudos cuando regrese por estas coordenadas dentro de 8.000 años. Así sea.

Foto1 Dani: el Lovejoy es esa mancha difusa que se ve en el centro de la foto, lo prometo.
Foto2 Dani: mayor ángulo del cielo con la localización del cometa el 10 de enero de 2015, formando triángulo rectángulo con Rigel (Orion) y Aldebaran (Tauro).

16 comentarios:

  1. Entiendo que se cabreara, ademas de llorar seguramente pensó ¡¡Ahí os quedáis imbéciles!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez a más gente no le interesa nada de lo que hay más allá de los 40 cms que separan sus ojos de la pantallita del móvil. Pero el Universo, tenaz, sigue ofreciendo espectáculo para quienes lo sepan observar. Besico, ella.

      Eliminar
  2. Es que no es pa menos, Diego. A ver, estar en la nube de Oort tan tranquilo, que va y te toque en gracia alguna perturbacioncilla gravitatoria y hala!!!, de cabeza pal Sol y venga al desgaste entre paso y paso. Pero no es que sea tan sólo una cuestión "perihélica", es que también es, como dices, "perigéica", ¿y pa qué?, pues para lucir tu larga cola (digo del cometa) y que los humanos se acuerden de que eso de mirar tol santo día pal suelo es lo que hacen los gusanos y otras especies similares, vamos, para que expandan un poco sus miras y recuerden que son una especie que también vive entre metro y medio y dos metros (o así) del suelo. Y que a esa altura hay algo que sirve, además de para llevar sombrero, para crear cosas bellas y empujar, a golpe de optimismo inteligente, a quienes sieeeeeeempre están de espaldas y refunfuñando de tó. Y pues así, salirte de la nube de Oort y en cierto modo, entrar en los dominios de la mortalidad y que encima pasen de ti y te tengan por una veleidad a la que no merece la pena ni siquiera mirar, pues es todo un fastidio, efectivamente, jajajajajaja...

    PS. Me ha encantado la visión que le has dado al cometa, CHAPEAU!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Razón tienes, maese Valaf. Pero igual no somos tan diferentes de los cometas. Igual los cometas perihélicos que nos visitan (unos 40 el año 2014) no son más que los pocos cometas poetas existentes entre los miles de cometas pansíos, refunfuñantes, desganados que existen en la Nube de Oort. Habrá que acercarse una de estas tardes a la susodicha Nube para mirar cuál es la actitud de los cometas perezosos y poder opinar con mayor conocimiento de causa :D

      Eliminar
  3. Nunca te fies de lo que dicen por ahí (precioso centro verde el de la foto) que decían que hoy era el día más triste del año y va mi médico y me dice que pensó que estaba absolutamente llena de metástasis y que no, que estoy para vivir, por lo menos, diez años (yo solo pedía llegar a las cerezas de este año, o a los guisantes).
    Baila conmigo Diego, que aun vas a tener tiempo de conocerme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paradeliña, qué alegría me das! :) Un poco más de plazo y vemos la vuelta del Lovejoy :) Yo bailo cuando quieras contigo muñeiras, pardicas y por supuesto rock'n roll. Este año me como uno de esos choricillos que haces, ya va siendo hora de conocerte. Un abrazo muy muy apretao.

      Eliminar
  4. Yo no soy indiferente, sólo algo miope.
    Y llevo noches, tiritando intentando verlo, lo prometo. (Así va mi resfriado, más feliz que nunca.)
    Bueno pues...lo intentaré otra vez dentro de... ¡8000 años!
    No soy tozuda ni na. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil identificarlo si no tienes un experto al lado :) Pero aún tienes unos días para verlo, si las nieves y los nublos te dejan. Y si no, dentro de 8000 años :) Yo pienso estar.

      Eliminar
  5. Me haces sonreír, Diego, un beso para ti.
    Y feliz semana¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra, Amazul. La sonrisa es necesaria.

      Eliminar
  6. Después de más de hora y media mirando la foto, he visto perfectamente, arriba a la izquierda a Sagitario, y en el centro a una de las Osas.
    (Claro que para mí todas las estrellas son Sagitario y Osas, mire a donde mire).
    Y porque lo dices tu, Diego, que de eso sabes, me lo creo. Pero para mi lo que tu llamas el Lovejoy es, simplemente, la Estrella Polar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te lea Dani el astrofísico te corre a gorrazos :) He añadido al texto una foto más general donde se identifican Orion, Tauro y el cometa. Con el material que llevábamos (cámaras digitales normales) es la máxima calidad y definición que conseguimos :) A ver si ahora te sitúas mejor, hombre de poca fe :)

      Eliminar
    2. Nada Diego, sigo viendo Sagitario y la Osa, ahora más difuminados en el negro infinito. Dile al astrofísico que estoy a disposición de su gorra y/o telescopio.

      Eliminar
    3. A ver si te operas ya de la catarata, leches :)

      Eliminar
  7. Teníais que haberle pedido una cita y a lo mejor os hubiera enseñado la cola.
    Por aquí las nubes se empeñaron en no dejar de ver nada. si logras la formula de suoervivencia para esperarla, dímela que yo iré también a verlo;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pienso ir ¿Quedamos en el Alto de la Covatilla dentro de 8000 años? :) Yo llevo en el termo té calentito y pastelitos murcianos de lacierva. Tú no olvides la vespa :)

      Eliminar