lunes, 16 de enero de 2017

Cassinis, astros y otros

Acaba el desfiladero, se ensancha el paisaje, se colorea. Febo se impone a Nyx y así sucederá hasta el equinoccio de otoño en el Hemisferio Norte. Me gusta el mes de enero, me pone, amplía la sonrisa, ensancha los pulmones. Y la mente. 

Voy a dar un repaso ―escueto, lo prometo― a lo que nos depara este año 2017 desde el punto de vista astronómico. 

Veremos brillar a Venus como astro vespertino hasta mediados de marzo, y como matutino desde abril a diciembre. Marte se verá al atardecer hasta mediados de junio y al amanecer desde septiembre. Júpiter se nos mostrará al amanecer desde enero hasta marzo y desde noviembre; en abril se verá toda la noche y al atardecer hasta mediados de octubre. Saturno será visible al amanecer desde enero a mayo, toda la noche en junio y al atardecer hasta principios de diciembre.

Existe también, visible desde España, una ocultación de Aldebarán (mi estrella) por una luna creciente el 5 de febrero entre las 11 y las 12 de la noche. No me la pienso perder a poco que las nubes lo permitan. 

Cuatro eclipses, dos de Sol y dos de Luna. De los lunares, solo uno ―penumbral la noche del 10 al 11 de febrero― se verá en España. Del resto, el más importante es el eclipse total de Sol del 21 de agosto, del que nos vamos a “jartar” de oír hablar, pues atraviesa EEUU desde Oregón hasta Carolina del Sur y supongo que dará para miles de fotos e interpretaciones, incluso políticas. En España solo se verán las migajas, en forma de eclipse parcial, justo antes de ponerse el Sol. 

Pero a mí, el hecho que más me emociona entre los relacionados con el mundo de los astros es el “suicidio” provocado de la sonda Cassini, a la que se obligará, por falta de combustible, a desintegrarse contra la superficie gaseosa de Saturno el 15 de septiembre. La Cassini fue lanzada hacia Saturno hace 20 años y su contribución al conocimiento del planeta anillado ―y de sus lunas Encéfalo, Titán, Jápeto, Pandora― ha sido extraordinaria, así como las sensacionales fotos que ha enviado de todo el sistema saturniano. Me encantaría saber rescatarte, pequeñaja, aunque para mí tú ya eres inmortal. 

No olvidéis mirar parriba este año.

20 comentarios:

  1. Siempre es bueno mirar para arriba, aunque no se tengan tus conocimientos.
    Los que miran hacia abajo, solo ven sombras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre, Juan, aunque te des un leñazo con un árbol al caminar :) Abrazo fuerte.

      Eliminar
  2. Diego que entrada mas interesante! Si, hay que mirar para arriba.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho que ver ahí "arribotas", Marijose.

      Eliminar
  3. ¡MOLT BON DIA TINGUE, Diego!, y fríos y ventosos pero a saco paco, jajajajajaja... pero también con unos cielos transparentes y bellísimos ¡tres hurras por el hexágono!, jajajajajaja...

    Al tanto estoy de las efemérides astronómicas que mencionas, y eso y disfrutar como enanos son cosas sinónimas, por supuesto que sí. Y también muy de acuerdo con lo de Cassini y los notables conocimientos que nos ha aportado sobre un gran número de cuestiones astronómicas muy interesantes, y más: sobre nuestra capacidad para alterar el rumbo de una sonda interplanetaria tras sufrir un tirón gravitatorio extra en su viaje a Saturno. Soy de los que piensan que la inversión en ciencia básica (y esto lo es) es un salvavidas en el futuro de la humanidad, y en ese sentido la rajada europea al no secundar a los useños en los ensayos para desviar uno de los componentes del asteroide binario Didymos, me parece muy lamentable. En general yo diría que la humanidad se empeña emular el destino de Cassini, y en este contexto, es tremenda su miopía al confundir una inversión absolutamente crucial (si es que queremos seguir cumpliendo siglos) con un gasto superfluo a la par que inútil.

    Abrazote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso como tú en cuanto a que la inversión en ciencia básica es necesaria, aunque a algunos inmovilistas y miraombligos les parezca inútil y despilfarradora. El mundo (la humanidad) evoluciona y progresa gracias a estos científicos que nos van descubriendo las entrañas y los porqués de las cosas y de los misterios. Gracias a ellos y a las aplicaciones prácticas de sus descubrimientos la humanidad cada vez vive mejor, a pesar de los esfuerzos en contra que hacen tantos políticos, tantas religiones y tantos egoísmos. Un abrazo esperando acontecimientos.

      Eliminar
  4. Ma gustaba el cielo de noche, mucho. Mi preferida Antares. Deje de mirar hacia arriba desde que una noche al a hacerlo me pareció ver a Montoro con una pajita intentando sacarme el jugo.
    Pena, ahora voy con sombrero de ala anchísima y gafas negras.....
    Hasta cuando lea la esquela......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antares no está mal, pero donde se ponga MI Aldebarán... :) Montoro ya tiene poco jugo que sacarnos a ti y a mí, ya estamos "amojamaos" :) Además, es un político y los políticos nunca miran para arriba, solo miran hacia atrás, para que no les roben la poltrona :)

      Eliminar
  5. Seguro que acabas recorriendo todo ese camino de las cuatro estaciones y asomándote detrás de las montañas. Alcanzar Saturno ya va a ser más difícil, pero seguro que lo intentas :) Estaré al tanto de eclipses, planetas y estrellas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya estoy llegando a la primera curva, Esther. Ya veo más adelante las hojas de los árboles y un poco más allá los frutos del verano (¿son manzanas? :)

      Eliminar
  6. Me encanta mirar para arriba diego, aunque no sepa distinguir ninguno de esos astros. conozco la Osa Mayor y porque se ve muy bien en el cielo :))
    Haz un poder e intenta rescatar a esa pequeñaja y llévatela a tu trocito de cielo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por algo se empieza, Laura. Todos los aficionados a la astronomía empezamos por la Osa Mayor... No dejes de mirar a tu cielo, pero manteniendo siempre un ojo en la carretera, no vaya a ser que te encuentres otro tipo de estrellas :) Beso

      Eliminar
  7. Tiene buena pinta este cielo 2017 lleno de acontecimientos estelares y más, presidido por Saturno, dios de las cosechas.
    Desde siempre, cada noche sin falta, miro el cielo. Y a veces, si no está enladrillado, hasta consigo poner nombre a algunas estrellas... Otras veces (muchas), me equivoco. O me los invento para mí sola, divagado. Pero lo que más me importa es buscarlas.
    Sin embargo por el día prefiero mirar el suelo que piso, con tal de no tropezar más de la cuenta. El yin y el yang de los mirares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Atentos al empedrado del camino, nuestros pasos atropellados no nos permiten admirar el paisaje. Detente de vez en cuando, pecador, y contempla la gea y la nut que te iluminan" (San Apapucio, epístola a los peregrinos desilusos, III, 2ª, 1ª)

      Eliminar
  8. Esta semana tu publicacion es espectacular y emocionante se lee con espectacion hasta la ultima palabra . Hace cuatro dias volviendo de noche a casa mire al cielo y casi me sobresalto una enorme luz parecia estar sola en el firmamento. Seria un ovni ? Ojala lo fuera asi me podria morir tranquila sabiendo que de verdad existen. Pero no, de pequeña mis hermanos me decian que yo era venus y creci buscando a mi estrella cuando anochecia. La otra noche comprendi que aquella enorme luz era venus porque tu Maestro asi lo has escrito. Ves como siempre hay que darte las gracias ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ese planeta tan brillante que contemplas en el cielo nocturno de poniente es Venus. Y tus hermanos tenían razón, tú eres una venus por lo inalcanzable :) Sigue buscando tu estrella.

      Eliminar
  9. TODO TODO TODO.
    Miraré parriba a ver si veo algo.
    Besi molt fort, Diego :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esos ojazos negros, seguro que ves el doble que el resto de los mortales :) TODO, gata :)

      Eliminar
  10. Madre mía, Diego, si que sabes del firmamento, a mi me encanta mirar al cielo, pero apenas sé distinguir Venus o como dicen en ingés la "Morning star" y las fases de la luna. Soy lunática en todos los sentidos.

    Cuando me despierto y cuando me voy a dormir es algo imprescindible para mí, mirar el cielo para conectarme o desconectarme del Universo.

    Vivo en un piso alto, y tengo la suerte de tener el cielo ante mis ojos mientras trasteo en mi ordenador.

    Una monada el dibujo.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejes de observar tu cielo cada noche, Tesa. Aunque en Atocha el cielo no anda muy allá de limpio, desde un piso alto siempre se está más cerca. Yo vivo en un bajo, pero en el otro lado de Madrid, algo menos contaminado. Váyase lo uno por lo otro... Beso.

      Eliminar