lunes, 6 de febrero de 2017

Picoesquinas (continuación 6)

Cuando se hubieron apagado las últimas luces de la navidad ―fiestas que odiaba y que pasó escondido en lo más profundo de su bosque mental inaccesible―, reapareció caminando recto entre los setos de aligustre hasta alcanzar la fuente de los tres apóstoles. Salió luego a la superficie, torció dos calles a su derecha, tres a la izquierda y luego otra a la derecha hasta enfilar el paseo marítimo. Aquí embocó la calle ancha, que siguió por su bulevar central, sorteando los chiringos protegidos del sol con sombrillas de colores, la mayoría verdes (alguna morada, desentonando). Salió por el pórtico de la victoria y embocó la calle de la izquierda. Se detuvo en el semáforo y, cuando verde, atravesó la avenida hacia el parque. Al llegar al párking torció por la bocacalle de la derecha y cruzó la avenida por el paso subterráneo (no utilizó la rampa para discapacitados sino las escaleras adyacentes). Entró en el parque por la puerta de los emigrados y tomó el primer camino de la derecha. Continuó luego durante cinco bocacalles más, viendo de soslayo su imagen reflejada en los escaparates de los comercios, aún ―o ya― cerrados. Salió de la plaza por la puerta de san ginés, tomó la calle adyacente y siguió recto un cacho.

16 comentarios:

  1. Me he perdido siguiendo el camino :). Bueno espero q la puerta de san gines fuera buen destino
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El destino de este hombre es incierto, Marijose. La puerta de san ginés ya la ha cruzado tees veces.

      Eliminar
  2. Entro, miro, me mareo y rezo: San Ginés mejor antes que después y salgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un chupito de sanginés (seco) acaba con cualquier mareo. No lo oldídeslo.

      Eliminar
  3. Algo confundida estoy, pero me detengo para decirte que eres un coco.
    Eso.

    ResponderEliminar
  4. :D Reapareció el caminante eterno, ya le echaba de menos. Me cae bien este hombre :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no se ve que su caminata tenga fin, qué cruz!

      Eliminar
  5. Me da que hasta que no pinte todo el paisaje con su camino verde no se va a parar :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. De momento su recorrido parece una sopa de fideos :)

      Eliminar
  6. Yo creo que el buen hombre, antes de salir a doblar esquinas, se ha trajinado un buen lingotazo de anís el mono, o un par de buenos "sol y sombras" si es que, además, le ha metido coñac al mono, jajajajajaja...

    Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O poco lo conozco, o me da que este prefiere el belmonte, aunque no se para en ningún bareto a trasegarlo :)

      Eliminar
  7. Diego, con tanto cacho, tienes al pobre hombre ya mu mareao...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos aún le faltan mogollón de cachos, pobretico. Besico, gata.

      Eliminar
  8. Está bien seguir recto un cachito.
    Me gustó volver a leerte.


    Besos.

    ResponderEliminar