lunes, 27 de septiembre de 2010

La mora


La recuerdo desde mi primera infancia. Me fascinaba la imagen de esta mora cuyo cuadro colgaba de una pared cualquiera de nuestra casa de Tánger. Su hiyab blanco, su sonrisa intuída, sus grandes ojos azul verde, el color del mediterráneo, su mirada insistente, sin parpadeos, todo me atraía en ese rostro. Cada día pasaba un rato absorto frente al cuadro cuando marchaba o volvía del colegio cargado con aquella cartera llena de libros, cuadernos, con el plumier y otros cachivaches.

Siendo yo aún muy joven nos vinimos a vivir a Madrid y la mora desapareció de mi entorno. La olvidé.

..................

Muchos años después la volví a descubrir en una pared de la casa que alquiló mi padre en Madrid, donde se estableció al jubilarse tras vivir por medio mundo. Y recuperé mi fascinación por ella, por su mirada, su complicidad, los recuerdos… mi niñez.

Mi padre era un hombre generoso, todo lo que poseía con algún valor material lo regalaba. Recuerdo un día que fui a visitarlo a su piso madrileño, siendo él ya muy mayor. Me dijo:

- Diego, elige cualquier cosa que veas en el piso y llévatela, es para ti -

La mora me miraba desde la pared de enfrente, sonriéndome una vez más. Es una pintura sin ningún valor, hecha sobre un simple cartón y firmada por un para mí desconocido E. Cuesta. Sin dudarlo, y señalándola con el dedo, le dije:

- La mora -

Él me miró con una sonrisa nostálgica y me contestó:

- La mora no -

Lo suponía. Suponía que el cuadro, que había acompañado a mi padre durante cuarenta años por tres continentes, también ejercía sobre él una fascinación difícil de controlar y explicar, quizás por razones parecidas a las mías, o quizás diferentes. Nunca es tarde para conocerse mejor.

Mi padre murió. Y yo, esta vez sin pedir permiso, descolgué el cuadro y me lo llevé. Hoy vive humildemente en mi casa de Caravaca, después de haber recorrido paredes de La Habana, Luxemburgo, Rabat, Kinshasa, Lisboa, mientras yo me olvidaba de ella.

Y desde esta pared más próxima a su kasbah, me sigue mirando con la misma intensidad que hace cincuenta años, con el mismo misterio, con la misma seducción, me trae la imagen del bakalito de enfrente, de las tortugas del jardín, de Jimo y Lurdes, mis primeras caricias, inocentes y sentidas, los alá alá alá jandulela a coro en la acera, el olor de la jarira, los meblis de cristal sobre la tierra, las historias inventadas de Peque, y me habla sin palabras de la fascinación que mi padre sentía por ella y de la que ella sentía por mi padre. Sin duda también estuvo colgao por su mirada, como lo sigo estando yo muchos años más tarde.

(Foto: Cuadro de E. Cuesta - detalle)

9 comentarios:

  1. Preciosa y sugerente. La entrada y la mora.



    Hay un plato para ti, en mi mesa (y si traes compañía, también tendrá plato)

    ResponderEliminar
  2. Me gustan estos relatos tan llenos de recuerdos tuyos.

    Es como si nos llevaras a esa época que vivistes y nos hicieras vivirla un poco contigo.

    ***

    ResponderEliminar
  3. Sí que encanta el relato, pero lo que más me ha gustado es: "La mora no" (piel de gallina que se me pone).

    ABBbrazote,
    verne

    ResponderEliminar
  4. Precioso texto, un largo y profundo recorrido a través de una mirada en un cuadro

    Se me ocurre que el día menos pensado uno de tus hijos señalará y dirá -La mora

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Me llamo Paulina soy administradora de un directorio web/blog. Me ha gustado mucho tu blog personal, busco intercambiar enlaces. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en tu web.
    Si estás de acuerdo, házmelo saber al mail: paulina.cortez@hotmail.cl
    Suerte con tu web! :)
    Pau

    ResponderEliminar
  6. Avcepto ese plato, María Jesús, pero prepara tres, que mi compañía come como un trullo :D

    Lourdes, esa época me marcó muy hondo y la mora tuvo parte de culpa :)

    ¡Coñe, Esteverne! A mí se me pone piel de gallina viéndote por aquí.

    Mercedes, mis hijos tendrán menos donde elegir, pero la mora también estará vetada a su elección.

    Paulina, no me interesa tener más visitantes, me gusta los que tengo y los cuatro más que puedan llegar aquí del modo que sea. Gracias en cualquier caso.

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos :)

    Diego, me ha gustado mucho, y no sabía que habías vivido en Tánger, o no me acordaba si me lo has contado. Tienen que ser preciosos todos esos recuerdos, y ese cuadro que me recuerda a uno que teníamos también en casa cuando era pequeña, costumbrista de una andaluza con los ojos negros y el pelo negro ondulado, agarrando un cesto con algo, creo que eran flores; es una pena que ese cuadro ya no esté colgado en una de nuestras paredes.. no sé adónde fue a terminar, pero la mirada profunda de esa andaluza, como los cuadros de Julio Romero de Torres, te llegaba al alma con esa mirada tan clara penetrante.

    Besos Diego :)

    Besos a todos :)

    ResponderEliminar
  8. Como me gusta como escribes!!!
    Tus palabras son imagenes.
    Te he visto señalando con el dedo "la mora".
    Y en ese momento he pensado que si tuviera que elegir yo que escogeria y no tengo ni idea...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. "la mora no" no hace falta más, si la mora contara todo lo que ha visto por esos inmensos ojos marinos....

    ResponderEliminar