lunes, 15 de octubre de 2012

El hombre de la ribera

Bebía. Mucho. Bebía de madrugada, a mediodía, por la tarde. Por la noche bebía. Tanto bebía que acabó convirtiéndose en un río. Con sus orillas, sus meandros, sus calandinos, sus notonectas en los remansos. Y espumas, con también. Se acercó por allí un hombre, lo miró, se arrodilló en su  ribera y le dijo:

–El reciclaje.

16 comentarios:

  1. Nunca sabré si los calandinos hacen referencia a los pececitos o es que le rugía el estómago y se sentía como un tambor de Calanda. Lo que si sé es que a esos insectos, que en verano viven en mi piscina, yo siempre les llamé "dos patas".
    Y seguiré bebiendo cual cosaca si hay alguien con quien compartir las risas de una botella abierta. Prometo solemnemente no olvidar el reciclaje: dicen que para beber bien hay que saber desbeber

    ResponderEliminar
  2. Desde mi mas tierna infancia, cada vez que bebia agua cerraba los ojos y pensaba sintiendo una felicidad plena: !!fuente de la vida!!, Si bebia de cualquier manantial que encontraba en mi camino, mirando hacia el cielo cerraba los ojos y me repetia: el agua, la fuente mas pura de la vida. Pero hace ya tiempo que mientras me esfuerzo en ser inteligente,bebo por eso de que hay que beber,y con los ojos abiertos me digo,Esto es un asco de agua. Y es que lo del reciclaje y la higiene juntos, tiene "mandanga".....
    El dibujo buenisimo con tu indudable toque de genialidad. GRACIAS

    ResponderEliminar
  3. :):) Espero que tú nunca te recicles en otra cosa :) Un beso y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  4. Este hombre sería su urólogo, me imagino. :)

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Pues suerte que recicla, que no reutiliza.

    Saludos a tod@s hincapieando en Diego y Ana María,
    Esteve

    ResponderEliminar
  6. Paradeliña, yo a los "dos patas" los llamo barqueritos. Son simpáticos, pero pegan unos bocaos de no te menees si intentas cogerlos.

    Iota, algún día tienes que beber el agua de manantial de Caravaca, eso sé que es descontaminación. Gracias a ti :)

    Esther, a mí ya me reciclaron en otra cosa hace muuuuuchos años...

    Fram, en todo caso, su ombligólogo, en mi dibujo pretendo que el vino salga por el ombligo :)

    Esteve, un hincapie para ti :)

    ResponderEliminar
  7. Upppsss!!!! ... sabía yo que me tenía que haber cambiado las gafas el ojológo :D:D

    ResponderEliminar
  8. Es buena idea esa de reciclarse, porque lo mismo se podían reciclar de bidones de cerveza, de esos que se ven en las barras de las ferias por ejemplo.

    Lo de convertir la bebida en amoniaco, pues no me parece lo más adecuado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Por la ribera del Tajo estuviste...
    ¡lástima incompatibilidades¡ :))

    Bebía mucho pero también evacuaba, jajjajaj. Me encanta el dibu

    Besicos

    ResponderEliminar
  10. ¿Entonces los dibujos son tuyos? ¡Vaya un chico completito!
    ¿También reciclas?
    Besos, besos

    ResponderEliminar
  11. Fram, al final nos perdemos entre tantos ólogos y ólogas.

    Encarni, no está mal eso de reconvertirse en bidones de cerveza, lo pensaré para mi próximo dibujo :)

    Pues sí, Darío, un lucio quizás, pez experto en ríos contaminados...

    ¡Noche!, por tus riberas anduve, sin ti. Me vengaré la próxima vez, estoy harto de incompatibilidades :)

    Virgi, tooooodo lo que aparece en este blog es mío, aunque alguien me acuse de plagio :) No mandé el relato aún, de momento no se me ocurre qué escribir. Pero aún hay tiempo, el tema me gusta.

    ResponderEliminar
  12. Hola!

    Y yo me pregunto, el hombre que se acercó a la orilla, ¿bebió de ese agua o se quedó mirando los meandros, los calandinos, las notonectas, las espumas..? lo mismo es que no era agua sino licor y no quería emborracharse y bañarse, en un impulso irracional, en ese reciclado :)

    Me encanta tu dibujo, Diego :)

    Un beso de licor para ti, Diego :)

    Un beso hincapieado para Esteve :)

    Besos para los demás :)

    ResponderEliminar
  13. Anabesos María, y yo me pregunto si el río mantendrá su olor a alga y arena en su camiseta, o si ese olor se lo habrá llevado el agua que acarrea. Incoloro e insípido no es, seguro :) Habrá que preguntárselo al hombre de la ribera :)

    ResponderEliminar