lunes, 23 de junio de 2014

Regreso

Una furgoneta cargada de nostalgias y de ilusiones recorre caminos hacia levante. En el loro, a todo volumen, músicas de Calamaro, Coque Malla, Winehouse, Zenet, Clapton, Bunbury, la Oreja, 
y siempre Fito Cabrales y Serrat (es hermoso decir adiós, ¿qué más da aquí o allá?)

La aguja del reloj de su vida cierra un ciclo que ha durado años. Una hora estirada mucho más allá de los minutos reglamentarios, detenida a veces pero sin marcha atrás. Mientras canta piensa en ese largo periplo que comenzó en el 2 de la esfera imaginaria, un 2 con olor mediterráneo y música circular de manos unidas y brazos levantados. Piensa en el traslado a un 6 de ilusiones y proyectos, años felices de serranía con acento y sabor andaluces. Piensa en un 12 castellano, nuevo cambio de aires, de gente; su esencia es itinerante. Alegrías, penas, pasión, cicatrices, generosidad sin colores en torno a un patio que ya siempre tendrá su sabor. 

Ahora se acerca al 2 originario, algas, juegos con la marea y atardeceres rojos. No es una huida, no es una búsqueda, es una continuación de sus noestares, de sus esenciamientos, de nuevas ilusiones, de nuevas gentes; otra parada quizás intermitente antes de volar, cantando de nuevo, rumbo a quién sabe qué otra hora en la esfera imprevisible del reloj desajustado y rebelde que ella ha elegido.

(Foto: una mujer desciende una rambla buscando el abrazo de su mar)
(Vídeo YouTube: La Oreja de Van Gogh, el primer día del resto de mi vida)

4 comentarios:

  1. Por mucho que las horas vagabundas cambien de sitio en la esfera, hay algo que hace que se vuelva siempre al principio: la vida es como una noria donde los humanos damos vueltas y vueltas y terminamos hartos de estar hartos. Y por eso las mudanzas.
    Por eso prefiero mis relojes de arena y de sol que no dependen de que alguien les ponga pila ni les dé cuerda. (mi vena antitecnología, ya sabes ;) )
    Buena foto y mejor texto, Diego. :)
    Besote desde las 0:33. :D

    ResponderEliminar
  2. Pero , sí: siempre es una huída y una búsqueda. La vida entera lo es, creo yo.

    ResponderEliminar
  3. Lo que no es seguro es el regreso del hijo pródigo, ese siniestro personaje que volvió al horrible "redil", a la sopa segura de papá y mamá...

    ResponderEliminar
  4. Hola, me gustaron mucho tus fotos, yo me dedico a fotografíar paisajes y expediciones y siempre estoy buscando blogs que me ayuden a inspirarme, estoy realizando un portafolio en un blog, y espero algún día poder compartir opiniones.

    Saludos.

    Hotel en Toluca

    ResponderEliminar