miércoles, 9 de junio de 2010

Manchas


Manchas. Manchas de color naranja, o de color claro, no sé, las veo a veces entre la grama de la orilla, entre el follaje de los quejigos, sobre la roca de granito. Naranja sobre verde, o sobre feldespato, ilusión sobre realidad, luz sobre sombra, imaginación. Están ahí, cuando están, son pocas, no creas, pero destacan como caritas que me guiñan un ojo. A menudo es una sola, como antes de ayer, delgada, sin rostro definido, parece caída de un punto de interrogación que anda volando por ahí arriba, a la derecha quizás. Y no me agacho a cogerlas, ése es mi defecto, las manchas naranjas hay que agacharse a cogerlas porque si no, cuando vuelves a hacer el camino al día siguiente con el ánimo de encontrarlas, ya no están. Ni siquiera su reflejo. Ni su sombra, las manchas naranjas no tienen sombra (creo). O no la dejan, las sombras se las suele llevar el diablo como se lleva de los espejos rotos los restos de las imágenes simétricas. Busco con desesperación la mancha, tu mancha de hace dos días, cavo, cavo, cavo la tierra muy profundo con mi viejo azadón hasta alcanzar el horizonte C, sin hallar ni rastro de ella, las manchas naranjas tampoco tienen raíces, sólo sonrisas de color. Y entonces es cuanto agarro mi móvil y marco un número que no conozco...

(Foto: liquen sobre roca y sombra, algún lugar de una sierra burgalesa)

12 comentarios:

  1. El día que, casualamente, marques el mío, yo estaré esperando

    ResponderEliminar
  2. Me es muy familiar lo de la delgadez, lo de la interrogación, lo de las imágenes simétricas en el espejo, lo de no tener raíces, lo de las sonrisas en color, pero...¿qué es eso del horizonte C? no lo conozco.

    Y lástima que yo no le preste demasiada atención al móvil, me olvido de recargarlo y casi siempre está sin batería. Tendré que estar más al tanto, no me gustaría perderme ninguna llamada importante.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. María Jesús, llevo tol día marcando números al azar y sólo me sale gente que me quiere vender cosas, cawen... (snif)

    Clara, el horizonte C es la roca madre que está debajo de un suelo fértil. Me das envidia si consigues sobrevivir sin el móvil, uno de tantos instrumentos-parásitos que el hombre ha creado para atarse a sí mismo (otro snif)

    ResponderEliminar
  4. Me gustan esas manchas naranjas... y me gustan por como las describes, pero por lo que mas me gustan es porque "tampoco" tienen raices, solo sonrisas de color, es perfecto Diego.

    ResponderEliminar
  5. Mira questás llorón ¿eh?...jejeje...va, olvídate un poco del móvil y verás lo bien que se vive sin él, su atadura no compensa.

    Gracias por la aclaración esa del horizonte, es que como yo soy de letras ni idea de ¿geología? pos eso. Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola!

    Diego, me ha encantado esta entrada, es todo precioso, y cómo escribes.. evocador :)

    Me ha recordado al cuento de La Reina de las Nieves, cuando nombras al diablo y los espejos.

    Y las "sonrisas de color".. qué explosión de sensaciones, gracias :)

    A ver si algún día tus dedos marcan eventualmente mi número, me encantará escuchar la voz que nombra todas estas palabras :)

    Besos a todos :)

    ResponderEliminar
  7. pues si no tienen sombra ni tienen raíces, pami que son ilusiones ópticas, espejismos.

    A veces el espejismo es el reflejo de lo cercano que somos incapaces de ver.

    *

    ResponderEliminar
  8. Ella, las raíces no me acaban de convencer, excepto la de algunas plantas, como las zanahorias, que también son de color naranja, por cierto.

    Clara, más que geología es edafología, pero bueno, las dos ciencias están relacionadas. Yo sucumbí a la fiebre del móvil y ahora ando con esa atadura.

    Ana, no conozco el cuento de la reina de las nieves pero en cualquier caso yo prefiero los diablos a los angelitos, son más cachondos.

    Daisy, para mí los espejismos son los reflejos simétricos de una realidad que a lo mejor no existe, como una especie de antimateria de esa realidad.

    ResponderEliminar
  9. y luego dices que crees en la utopía...

    ResponderEliminar
  10. has cambiado la plantilla?
    o sólo yo lo veo diferete?

    está bonito, me gusta aunque me cuesta más leer sobre negro que sobre blanco...¡la edad!

    ResponderEliminar
  11. Yo también lo veo diferente y lo de que las letras sean más grandes a mí me va cojonudo, también por eso de la edad, que no perdona...

    Me gusta más así Diego.
    Me gustan los blogs con fondo negro.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  12. Os agradezco mucho vuestra opinión, Daisy y Clara. Estaba un poco harto de los tonos anteriores del blog y por eso he cambiado el diseño. He elegido el fondo negro por ser el fondo de mi cueva y los colores azul, verde y naranja porque son mis favoritos. Efectivamente, he ampliado el tamaño de la letra de los textos, Clara, y podría aumentarlo algo más y cambiar su color (blanco sucio) por el blanco para que se lea mejor, Daisy, pero he hecho la prueba y yo veo un excesivo contraste entre el blanco puro y el negro. Lo que no voy a hacer es recargarlo más, me gustan los blogs sencillitos. Cuatro besos, uno por mejilla que diría el gran Sabina :)

    ResponderEliminar