sábado, 15 de octubre de 2011

Quince de octubre


Estás desnuda, boca abajo. Tu espalda, antes fuego; ahora valle tranquilo, relajado. ¿Duermes? Quizá solo simulas hacerlo. Mis dedos, hasta hace unos minutos caricia eléctrica, recorren ahora con ternura el horizonte de tu piel, gris a esta hora de una madrugada sin matices. Te miro, miro tu perfil. Y espero en vano que asome, por el collado de tu espalda, aquella inolvidable luna llena, rota, que ya nunca volverá a ser mía.

(Foto: el collado de tu espalda)

15 comentarios:

  1. Duele, cómo duele, aceptar que nada nos pertenece, siquiera aquello de lo que estábamos tan seguros que hubiésemos apostado nuestra propia vida. Amar con desapego es el ejercicio más difícil de nuestra vida.
    Un texto excelente, muy triste, pero magnífico.
    Hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  2. Mercedes, yo diría que el texto es nostálgico y sujeto a varias interpretaciones. He procurado cuidar las puntuaciones, siguiendo tus consejos de escritora profesional. Mi próxima entrada, ya programada, te prometo que es más divertida (espero) y cachonda :) Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Precioso en la forma... pero... Amar es ¿poseer o... darse?

    Un abrazo a los dos

    ResponderEliminar
  4. En vez de..."Nunca volverá a ser mía"... yo pienso "Nunca volveré a ser suyo"
    Eso es lo que no supe expresar en mi comentario anterior.

    ResponderEliminar
  5. Un poco desolador, pero delicadísimo.
    Besos, Diego.

    ResponderEliminar
  6. Hola!

    "Mis dedos, hasta hace unos minutos caricia eléctrica, recorren ahora con ternura el horizonte de tu piel"

    Qué preciosidad, Diego..

    Las lunas llenas van pasando y van llegando, seguro que llega otra luna con otra piel y otras caricias, o quizás con una luna nueva.

    Un beso especial para tí, Diego

    Besos a los demás :)

    ResponderEliminar
  7. Al final puede ser solamente (y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar) que en una nueva ocasión la luna, siendo la misma , será otra; la piel siendo la misma, será otra; tu, caricia sabia, más sabio aún.
    Y, ciertamente , nuestro no es ni nuestra vida, que se va cuando quiere, no cuando nosotros queremos; por supuesto tampoco nuestros animales, que mueren a pesar de que nunca nos abandonarían de manera voluntaria; ni el amor, que siempre tiene vida propia y se mueve a su antojo.
    Solamente somos dueños, momentáneos, de lo material inanimado.

    ResponderEliminar
  8. Una bonita prosa poética. Como decía no me acuerdo quién, nunca nos bañamos en el mismo río, a pesar de que sea el mismo.

    Me ha gustado mucho el texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Unas palabras tristes pero hermosísimas. Me han llegado muy dentro. Gracias por compartir, estos setimientos.

    ResponderEliminar
  10. Sentimientos variados, interpretaciones diferentes. Como debe ser. En lo que no hay duda es en la fecha :)¿Sensual dices?, Cuervo. Ni te imaginas la sensualidad que emana de la persona fotografiada. Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  11. Y la ciática, ¿que me dices de la ciática?. Esas cosas suelen dar ciática. Bajar por esos collados, subir a esos oteros......
    De todas maneras dichoso aquel al que aún le quedan fuerzas para escalar...
    Y la Luna...., cada 28 días nace llena.....
    Pedrice.

    ResponderEliminar
  12. Has puntuado magníficamente, y, ojo, yo todavía tengo que demostrar mi profesionalidad; te aseguro que me equivoco muchísimo, no tienes más leer mis relatos. Si supieras la cantidad de erratas y faltas... Bueno, esto ya lo vas a comprobar por ti mismo.
    No me importa que los textos sean tristes, lo que me importa es que me lleguen.
    Nos seguimos leyendo, y próximamente, riendo.

    ResponderEliminar
  13. Pedrice, hay laderas que merecen escalarse con cualquier tipo de ciática.

    Mercedes: estoy leyendo tus relatos. Y tus comentarios. Y pienso seguir leyéndolos (Tengo pedida tu novela en mi librería pero no me la acaban de traer)

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Diego, conociendo tu casa, es para mí un honor que me sigas. Sé que vienes a mi blog a leer, en el Wordpress se deja rastro, es un chivato. Y no sabes cómo te agradezco que esté buscando mi libro. Creo que te será difícil encontrarlo, pero tal vez haya suerte. Estoy esperando a que me reediten y, bueno, ya sabes que esto es un proceso largo. Ya me contarás si lo consigues.
    Gracias.

    ResponderEliminar