lunes, 31 de octubre de 2011

Carretilla autotransportante


Es como una carretilla convencional a la que he añadido una especie de asiento para que sobre él reposen nuestras nalgas, haciendo así más cómodo el transporte (no se ve el asiento en el dibujo, puede ser un simple sillín de bicicleta). El funcionamiento es sencillo: se comienza empujando la carretilla por el método tradicional, y cuando empieza a moverse por el impulso de los brazos, ¡hop!, se da un salto hacia adelante y se sienta uno en el referido sillín. La carretilla nos dirige así cómodamente hacia el lugar donde esté situado el tajo.

18 comentarios:

  1. A pesar de lo magníficamente que nos la vendes, no sé yo si me montaría en semejante artilugio, aprecio mi trasero, lo tengo muy sensible.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. A la mía ponle también ruedines y unos tiradores para meter al caballo y llamale "carretilla con semoviente"
    (que si semos veinte también podra el caballo).

    ResponderEliminar
  3. ¿Tan desesperadito te tiene la ciática que ya no sabes qué inventar?... Ya verás luego el dolor de hombros :(
    ...Si el artilugio lo vendes con un forzudo que lo maneje y maneje también el abañico... a lo mejor te hago un pedido :DDDD... siempre que haya posibilidad de devolución por supuesto...recuerdo cierto artilugio que venía con entradas para un debate político (o ¿era un show de la Estebán?)y cuyas instrucciones venían en chino mandarín... jajaja sigue en su cajajajaja...
    Me gustan los lunes ;)
    Abrazotes a tod@s.

    ResponderEliminar
  4. Me temo que así tendremos que empujar nuestra vida cuando ganen los PePeros :(

    aunque pensándolo bien, es lo que llevamos haciendo toda nuestra vida


    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Diego, hijo mío estamos en la era de la tecnología, y no te hubiera salido más rentable hacer una carretilla teledirigida, o con un mando como tienen las gruas, pero eso sí inalámbricas. Si quieres que te contrate para el tajo, ya me estás modificando los planos de la carretilla, jejeje.

    Un abrazo a ser posible sin carretilla.

    ResponderEliminar
  6. ¡Orden, orden, por favor, no se me apelotone el personal, que hay soluciones para todo el mundo! El diseño presentado es un prototipo, susceptible de muchas mejoras. Digamos que es el el modelo básico o "modelo-crisis". Ahora estoy diseñando un modelo con sillón de orejas para Mercedes, otro con pesebres para María Jesús, otro con chófer para Framboise, otro con pancartas para Mariluz, otro con cuentakilómetros para mi amigo el joven cuervo y otroo con mando a distancia para Encarni. Eso sí, os va a costar un pastón, la alta tecnología es lo que tiene...

    ResponderEliminar
  7. No hagas caso de los descreidos.Todo es cuestión de encontrar el punto de equilibrio.Un giroscopio iría bien.O un curso acelerado de meditación para poder levitar.Todo ayuda.

    ResponderEliminar
  8. Tengo que reconocer, Diego, que cuesta abajo funciona bien el invento.
    Pero....... cuesta arriba, que quieres que te diga..... No se, no se...
    Pedrice.

    ResponderEliminar
  9. Hola!

    Diego, me da a mí que como me suba en esa carretilla voy a pegar unos culazos tremendos, ya ves que si me monto en patinete no ando, en cuanto me suba a tu carretilla se queda anclada al suelo, seguro; mi prototipo tiene que llevar un negro incorporado empujándome, en la carretilla por supuesto :)

    Pedrice, saludos :)

    Un beso para tí, Diego :)

    Besos a los demás :)

    ResponderEliminar
  10. Solo una pregunta...
    Si cogemos velocidad, como frenamos? Con los pies? Al mas puro estilo Pedro Picapiedra?

    ResponderEliminar
  11. Muy ocurrente Diego, lo que no se es si será igual de practica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. La idea de los ruedines que propone María Jesús me parece estupenda para rematar el artilugio jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Oscar, me apunto lo del giróscopo para el próximo prototipo. Buena idea.

    Pedrice, lo de las cuestas arriba está solucionado: solo hay que corre más deprisa al inicio, y cuando la carretilla ha tomado suficiente velocidad, ¡hop! ¡hop! ¡hop!, dar el salto y subirse. Sigue sola.

    Ana María, con el calzón de ciclista con culotte se acaban los males. Inténtalo.

    Coñe, Ella, en eso no había pensado...

    Tetealca, para subir al castillo me parece que no va a servir: demasiada cuesta.

    Chelo, los ruedines no sé yo... Solo funcionarían en terreno llano. Quizás poniendo algún tipo de amortiguadores...

    Bueno, me habéis dado mogollón de ideas, si mejoro el engendro os pasaré los derechos correspondientes.

    ResponderEliminar
  14. jajajaja el anis, amigo Diego nos los soplamos nosotras -a escondidas de los hábitos- jajajajaja ¡qué rico estba, niño! ;)

    un abrazo para ti

    ResponderEliminar
  15. MariLuz, me lo imaginaba... Y sería el del mono, mi favorito, seguro :) Aunque la sor igual llevaba una petaquilla de orujo escondida :) Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Cuando esté listo el modelo con sillón con orejas me avisas para probarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola :

    Me llamo Roxana Quinteros soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaria contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren tambien en su web.

    Si estas de acuerdo hazmelo saber enviando un mail a roxana.quinteros@hotmail.com
    Roxana Quinteros

    ResponderEliminar