lunes, 14 de marzo de 2016

La frase

La frase resbaló, cayó del libro que leía al distraer ella su atención mirando el somormujo de la laguna inexistente. Las letras quedaron esfaratás, unas sobre su falda oscura ―las más livianas―, otras en sus pargates de cáñamo, algunas en el suelo alrededor de la silla de enea donde se sentaba la vieja. Las recogió con esmero y esfuerzo ―la artrosis―, procurando no perder ninguna. Las mezcló como mejor pudo, intentó recomponer la frase perdida pero le fue imposible. La frase había muerto o quizás ―pensó― había diseminado en los terrones resecos y germinaría allí algún día. Cerró el libro, alzó su mirada hacia la no laguna. El somormujo había volado.

18 comentarios:

  1. El somormujo volaba alto llevando en su pico un trozo inprescindible de la desmoronada frase que la vieja en su sabiduria quiso sembrar alli en terruño conocido. Queria sembrarlo en la laguna primordial.
    Muy interesante Diego,esta faceta tuya cargada de mensajes del subconsciente ???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi subconsciente está completamente medio loco, Iota. Yo escribo con mi consciente, que, sin embargo, también está completamente medio loco (la otra mitad) :)

      Eliminar
  2. MOLT BON DIA TINGUE, maese Diego!!! A ver, porque le he dado a lo de la bici amarilla de mi lateral, lo digo porque está tu post desaparecido del mismo, jajajajaja... De todos modos, la currada del dibu es chula de narices (de lo que dices más abajo me quedo in albis pero del tó, jajajajajaja...)

    Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que aparezca este post, escrito está, Sir Valaf :) El texto tiene que ser fácilmente comprensible para alguien que entiende, comprende y sabe de quarts, bosones, mesones y supercuerdas :) (no te preocupes, yo tampoco lo entiendo :)

      Eliminar
    2. YA APARECE SIRE, aunque lo hace sin afoto...

      Eliminar
    3. Es que tuve que hacer un truquillo para que apareciese. Y el tal truquillo iba sin foto, sorry.

      Eliminar
  3. Estado puro, Diego.
    Me ha EN-CAN-TA-DO este pequeño texto. Y el dibujillo también, así que me lo copio pa lo que usté ya sabe.
    Y voyme ya mismito a buscar a ver qué coño es el somormujo, que ese bichejo no me suena a mí de ná.
    Besote. Gordo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gata, tú lo entiendes porque también tienes el subconsciente más pallá que pacá :) En tu lengua, somormujo se dice cabussó (lo cual seguramente tampoco te dice ná) Quiero tus chapitas. Beso subconsciente :)

      Eliminar
  4. La letras se cayeron porque eran las "letras de leche", y la vieja no era una vieja, era una niña que empezaba a leer. En poco tiempo le saldrían al libro las letras definitivas, y el somormujo, que entonces era un simple huevo en la mente del señor de los somormujos, empezaría a romper el cascarón.
    Y la niña leería esas cosas en las que las ranas se vuelven príncipes. Y las malas regalan manzanas......
    Que ya son ganas de fastidiar la niñez.......
    Creo que me quedo con la vieja artrítica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joer, Pedrice, tu subconsciente no está pacá ni pallá, anda disparao :) Me gusta tu interpretación. la llamaré "la interpretación del somormujo" :) Haces bien en quedarte con la vieja artrítica, es un encanto.

      Eliminar
  5. Llevo un rato pensando (desde ayer que apareció y desapareció) y me encanta esta frase viajera (¿o viejera?) que se escapó :D
    Y los comentarios de Iota y Pedrice :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor de mis entradas sois siempre los comentaristas :) Todos.

      Eliminar
  6. Que texto tan lleno de magia, Diego.
    Esa traviesas letras que intentan ir por libre, volando junto al somormujo, son muy sugerentes...
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú es que me lees con muy buenos ojos, Maripaz :)

      Eliminar
  7. Igual a cada una de esas letritas les dio también por anidar, criando nidadas en forma de recuerdos, cuentos, relatos, de ese precioso relato, con la frase que solo parecía esfaratá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercedes, esa es la parte del cuento que me quedó por escribir. Ahora ya queda completo :) Solo falta saber qué pinta el somormujo en esta historia :) Abrazazo.

      Eliminar
    2. Quizá porque en ninguna laguna que se precie, por mental que sea, puede faltar un hermoso y poético somormujo, pero como interpretaciones...

      Feliz primavera, feliz equinoccio. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Las letras querían salir del libro y la vieja las vió volar al lado del soromujo ahora que llega la primavera.
    Un beso.

    ResponderEliminar