lunes, 7 de marzo de 2016

Las bicis amarillas

Hace unas semanas han empezado a aparecer en mi barrio madrileño, amarradas a postes o vallas, una serie de bicis pintadas totalmente de color amarillo. La primera que vi me sorprendió. La segunda me arrancó una sonrisa. La tercera me hizo pensar en los porqués y en los quiénes.

Imaginé que se trataba de una nueva forma de expresión artística urbana, la obra de algún artista original y anónimo. Aplaudí su gesto. Es más estético y gratificante que pintarrajear y guarrear paredes ajenas con pintadas y graphittis sin ingenio ni arte (excepciones aparte, como el gran Banksy y dos más)

Tío gúguel ha aclarado mis dudas. No se trata de uno de esos locos imprescindibles (que aún existen), sino de la publicidad de una cadena de reparto de pizzas a domicilio, reparto que harán, creo, en bicicletas amarillas o rosas. En cualquier caso, enhorabuena por su campaña tan limpia, tan gratis y tan sin recurrir a llenarnos los parabrisas del coche y las farolas de papelotes que luego hay que tirar en papeleras que siempre están lejos. Les prometo que pediré una pizza como premio a esta forma tan simpática, original, eficaz y barata de publicitarse. Eso sí, que no le echen cebolla.

20 comentarios:

  1. aaaamarillaaaa

    la bicicletaes,
    labicicletaes,
    labicicletaes...

    Rediez, maese Diego, ya sólo faltan The Beatles cruzando algo parecido a un Abbey Road madrileño, jajajajajaja... Pero a ver, si se hubiera tratado de una iniciativa artística, como muy bien dices sería aplaudible y todo. Ahora bien, que se haga repartir a los chicos de la pizzería a base de pedal y prisas por esas calles tan congestionadas y con esas distancias, me parece un poco perrofláutico, vamos, que mejor facilitarles el trabajo a los repartidores y que vayan en moto y con toda la seguridad que permita el ya de por sí arriesgado zig-zag callejero y a toda mecha antes de que se enfríe la pizza.

    Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo, Sir Valaf. Los zagales hacen ejercicio, se lo pasan bien y encima van más deprisa que las motos :) El caso extremo es el de un hombre que tiene una pizzería cerca de casa (por cierto, pizzas riquísimas) y también reparte a domicilio en una... ¡Harley Davidson! azul impresionante. Un lujo que llamen a tu timbre y te traigan una pizza en ese peaso moto :) Absolutamente cierto (le dedicaré una entrada :)

      Eliminar
    2. TENEMOS UNA HARLEY, de las grandes y chula de narices, jejejeje... Y si es con Harley, pues que nos traiga unas de pepperoni, las que más gustan en casita, jajajajajaja...

      Eliminar
  2. Pues yo tengo una que se le parece pero en otro color que no es ni el amarillo ni el rosa.
    Jurásica y sin marchas (es mi sino bicicleril).
    Del siglo pasado, concretamente del 59.
    A mi papá, un día de hace mucho tiempo y como consecuencia del cariño que le tenía al biciclo, no se le ocurrió mejor cosa que recuperarla pintándola tooooda de rojo, pero lo que se dice tooooda tooooda...
    En ese momento me pareció horríbile idea pero oiga, a día de hoy se me hace "diferente" a todo el resto bicicleril con el que me cruzo constantemente por mis calles y me va de coña pa darme los paseítos a la playa que tanto me gustan, toy encantá con ella.

    Un beso, biciclero mayor.

    Ahhhh, y yo con cebollita si puede ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Roja? ¡Quiero foto, gata! :) La que te conozco creo que es azul ¿no? A este paso vas a acabar como yo, con seis bicis diferentes :) Vente pacá y pedimos dos pizzas, una con y otra sin :) Beso sobre dos ruedas.

      Eliminar
  3. A mí, me da pena que estén atadas (aunque recién pintadas) o encerradas en un cobertizo(aunque llenas de barro del último recorrido): están hechas para rodar y rodar. Igual que los perros, que también se atan a una farola, están hecho para correr y correr.
    Pero debe de ser la última moda, porque hace poco vi una, azul y con su cestita azul (¿para transportar pizzas?) también atada con cadena al pie de un árbol grandioso. Me fijé más el árbol centenario, por supuesto.
    Cada uno a lo suyo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una bici sin cadena no es una bici :) Y también hay bicis centenarias, Fram, las mías están a punto de llegar a esa edad, con barro, por supuesto, han caminado mucho :)

      Eliminar
  4. Amarilla y no es un submarino :)) Me gusta esta forma de publicitarse.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Fram, es que los que nos movemos con biciclo, en algún sitio tenemos que amarrarlo para que no nos lo roben durante los intermedios del traslado, justo para eso, para que cada uno a lo suyo y no a lo del vecino...

    Diego, que te voy a enviar la fotico pa estrenarme en tu washap :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he recibido el "wasá", gata. Ya estás tardando

      Eliminar
  6. Es una iniciativa muy colorista, ojalá no comiencen a desaparecer como las que existen puestas por el ayuntamiento de Madrid para pasear en "bici" y es que es muy fuerte el pensar que desaparecen como el humo de un cigarrillo.

    Un saludo.
    Ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles, lo malo de las del Ayuntamiento de Madrid es que están escacharradas la mayoría...Pero tampoco es una mala iniciativa :)

      Eliminar
  7. Muy ocurrente y ecológica la idea.
    Aunque ya no pedaleo, disfruté mucho de la bici hasta los 14/15 años, para mí es un sinónimo de libertad.
    Besotes, guapo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho: un sinónimo de libertad. Al menos es eso lo que yo siento cuando pedaleo por esos montes. Bueno, libertad compartida: mi bici y yo :)

      Eliminar
  8. Con 5 años tenia una casita de muñecas una cocinita y una muñeca con gordos tirabuzones. Miraba con indiferencia esos tesoros que habrian hecho feliz a cualquier niña
    Mi hermano de siete años era dueño de un apasionante coche de pedaLes amarillo que yo miraba con envidia, nunca me lo dejaba pero si, galantemente , de vez en cuando me llevaba a dar un paseo hasta el final de la calle que aunque corta a mi se me antojaba una emocionante excursion. Nunca supere el que no me dejaran tener un coche amarillo de pedales. Pero esa envidia quedo grabada en mimente durante muchos años . Fue por eso que ya mayor en cuanto tuve oportunidad me compre un coche amarillo chillon tipo taxi newyorkino. En un mundo donde los coches grises predominaban el mio ere un escandalo. Ahora al ver tus fotos me pregunto, ¿porque nunca pedi a mis padres una bici amarilla con la que habria convertido mis escapadas en un mundo brillante de sol?....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tuve una novia con un coche amarillo-chillón. Igual eras tú (mi novia, no el coche :) Te entiendo: mi gran frustracón de niño fue no tener un coche de pedales, nunca me lo trajeron los reyes. Ya estás bajando al toys are'us a comprarle un coche de pedales a tu hijo si no quieres frustrarlo :)

      Eliminar
    2. Si tuviera un hijo i'll singin in the morning, singin in the evening, all over this land.
      Gracias cher Diego

      Eliminar
    3. Pues regálamelo a mí y así me desfrustras :)

      Eliminar
  9. Si es por desfrustarte te lo regalo pero cuando plenso en ti nunca puedo imaginar que seas tan pequeñito. Claro que el que seas grande en manifestaciones artisticas no quita que puedas ser un tierno y simpatico enanito .
    Muac muac Dieguiquiquico

    ResponderEliminar