lunes, 28 de marzo de 2011

Bajo la cama


Estaba bajo la cama, y al mirarla me miró. Yo me había tumbado en el suelo, boca abajo, y temía que diera un salto, zas, y me mordiera la nariz, o la oreja; ya había ocurrido en alguna ocasión. No se movió. Desde su esquina me observaba con ojos no sé si amenazadores, suplicantes o indiferentes.

Había funcionado otras veces: alcancé mi zapato con la mano y, despacio, lo fui aproximando hasta su rincón. Solía subirse, trepando por el tacón, se introducía dentro y asomaba la cabecita hacia adelante, como si fuese conduciendo un coche. Entonces yo sacaba el zapato de debajo de la cama, arrastrándolo hacia mí con ella dentro, lentamente, imitando con mis labios el ruido de un motor. Ella se dejaba hacer, sonreía, sin duda le gustaba. Entonces la cogía y la devolvía a su cajita.

Pero algo falló ese día; no se subió. Ni los días sucesivos. Y en su rincón sigue, indiferente a miradas, zapatitos que se le acerquen y ruidos artificiales de motor. Ha debido encontrar su lugar.

(Mono: diego fecit)

http://www.youtube.com/watch?v=zI5ih9jlaLI

20 comentarios:

  1. Y ¿no probaste cambiar el ruidito de motor por canto de pinzón? o ¿el zapato por un trébol de cuatro hojas?.... ¿sigue allí?
    Algo se te ocurrirá. Besote.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Lourdes, disfruta de tu estancia por allí lejos.

    Allí sigue, Anónimo.

    Pitufet, sí, escribí este relato para el ojo crítico (naturalmente, no me lo premiaron) En el blog lo he ampliado algo, escribir un relato de solo 200 palabras es difícil para mí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Háblale: a las ellas nos gusta mucho que nos hablen.

    ResponderEliminar
  5. Yo la dejaría, quizás, que diría Fito... estén su tristeza y su alegría en ese rincón

    Eso es porque era para el ojo crítico… si hubiera sido el ojo imaginativo o el ojo creativo fijo que las doscientas palabras hubieran tenido premio.

    ResponderEliminar
  6. María Jesús, le hablo, le dejo un rastro de garbanzos (su comida preferida), le sonrío, pero no me hace ni caso...

    Mercedes, ahí sigue. El relato que ganó era muy bueno. Aunque no gane, me divierte participar, siempre supone un pequeño reto.

    ResponderEliminar
  7. Me recuerda un hámster que tuve...
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. jijijijii son muy inteligentes ya saldra cuando crea conveniente, jijiii, un besin de esta asturiana que queria hacerse tu seguidora pero no encuentro la forma de quedarme en tu magico espacio para saber como termino la historia.

    ResponderEliminar
  9. Seguro que tiene a sus bebes por eso no sale, digo yo .

    BESITO
    ¡¡¡ que ingenioso eres Diego !!!

    ResponderEliminar
  10. La historia no ha variado. Ahí sigue, mirándome cuando la miro.

    ResponderEliminar