lunes, 8 de agosto de 2011

La cascada


Cascada y laguna en la Rambla del Agua. Difícil de ver, por el acceso y porque suele estar seca, excepto algunas semanas durante las lluvias de primavera. La pasión por el agua en esta tierra tan sedienta siempre me emocionó. A esta rambla se la denomina "del agua" cuando en realidad se la debería llamar rambla de la piedra, o del espino negro, o del alacrán, que son los elementos que la adornan la mayor parte del año. Amor eterno al agua efímera.

7 comentarios:

  1. También por eso te quiero: porque compartimos el amor por el agua.

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    ¡Qué bonita la foto y la cascada! y qué bonitas las palabras tuyas.

    ¿Cómo puede ser eterno el amor a algo efímero? quizás sea así el amor y yo no me haya dado cuenta..

    Un beso especial para tí, Diego :)
    Muchos besos para los demás :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué belleza de imagen! Yo también la amo.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  4. Sabes Diego que comparto al 100% tus sentimientos por esa tierra seca, que como tú observo y escudriño la emoción en los ojos de los murcianos cuando hablan del agua.

    Que es sorprendente para alguien que vive en una tierra donde sobra el agua, ver lo que lucha esta gente para que el agua llegue para todos, su solidaridad ahorrando gota a gota el agua para que haya agua para los demás.

    Me emocionan y no puedo con la rabia cuando otras regiones prefieren verter el agua que les sobra al mar antes de enviarla a esta tierra que tanto la necesita.

    Perdonadme el discurso pero creo que la solidaridad es uno de los valores que deberían inculcarse a los niños en la escuela primaria por encima de cualquier otra actividad. Alguien pensará que los padres también...pero ya es tarde para eso. Muchos padres no han conocido esos valores. Dificilmente se puede enseñar lo que se desconoce...

    Lo dicho perdonadme el discurso.

    ResponderEliminar
  5. Hola: ya he pasado alguna vez por tu blog, y también, te he dicho ya lo mucho que me gusta.
    Pero hoy me trae a tu casa, la foto de esta pequeña balsa que segun contaís todos, está vacia la mayor parte del año.
    Lo curioso es que en mi terruño más lejano, de donde soy, existe también un paraje muy parecido al de la foto, pero mas profundo y siempre con aguas. Se llama "el forat del bulli" Búscalo por Internet, que creo que lo tienen colgado. La comarca donde se encuentra es "La Noguera". Y el munipio es La Baronía de Rialp.
    hasta hace muy pocos años, nunca nadie sabia de su existencia, y ahora se ha convertido en lugar de peregrinaje,para deportistas, y aficonados a la espeleología, y
    otros deportes de riesgo.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  6. "- El desierto es bello... – agregó.

    Y era verdad. A mí siempre me gustó el desierto. Uno se sienta sobre una duna de arena. No se ve nada. No se escucha nada. Y sin embargo hay algo que irradia en silencio...

    - Lo que hace al desierto tan bello – dijo el principito – es que esconde un pozo en algún lado... "

    Para mí, que vengo de un país y más concretamente de una zona que rezuma agua, esto fue una cosa que tardé en entender, en apreciar, de lo evidente, lo natural que era para mí, verlo todo verde y húmedo... ahora sí, con el paso de años en tierra seca,entiendo... y echo de menos esta abundancia-exceso que hace que los "ricos en agua" hasta despotriquen contra ella sin darse cuenta de lo afortunados que son y suspiren por el sol.
    Debe formar parte de la naturaleza humana ansiar siempre lo que no se tiene.
    Un abrazote

    ResponderEliminar